martes, 13 de abril de 2010

Campañas Políticas

Tomemos con mesura este tema que al igual que la Religión y el Fut ball, causan polémica. Mi pretensión no es tomar partido ni criticar formas ni acciones, más bien va dirigido a reflexionar sobre los lineamientos que estas, las campañas políticas, toman.

Estamos en campaña, no es nuevo para nuestra ciudad, pero sí hay muchos acontecimientos que hemos visto y que en efecto son innovaciones en este tema.
Desde una sutil forma de pre-campaña publicitaria hasta sustentos políticos dirigidos en las labores de los que hoy son candidatos a algún puesto de elección popular. No es esto lo que debemos reflexionar, sino debemos estar atentos a que estos sucesos son generados por la diversidad política de los ciudadanos y sobre todo por una específica, no de partido sino de apatía.

Anteriormente las campañas seguían un patrón: candidato, partido, estampamos la ciudad, ganamos o perdemos. Hoy varía. Candidato, partido, precampaña creativa (aprovechando lagunas), estampamos la ciudad (un poco menos), ganamos o perdemos (pero con menos votos).

Este patrón a cambiando en medida a los lineamientos estipulados por el Instituto Federal Electoral y en medida a la apatía ciudadana por realizar el voto. Sin embargo el final del patrón siempre será el mismo, alguien ganará con cien o mil votos, pero eso no nos lleva a ningún sitio.

La falta de participación ciudadana en este tipo de eventos, es uno de los tantos clavos que han cerrado nuestra visión. Voy por la calle y miro a la juventud venidera, a aquellos que en unos años se harán ciudadanos y que no les importa quien dirija esta pequeña casa a la que todos pertenecemos y que llamamos ciudad, estado, país, mundo.

Y la juventud responde: -¿Pero cómo? ¿Cómo un simple estudiante interesado en las más gratas banalidades de nuestro modus vivendi, puedo competir y hacer un cambio? La respuesta es un poco fuerte, dicen que hay algunos que nacen para mandar y otros para ser mandados… y desgraciadamente es cierto, pero afortunadamente podemos decidir de qué lado estar y el primer paso es accionar nuestro fuerza de ciudadanos, no dar por hecho lo que aún no está hecho, participar de forma activa en los Partidos Políticos, interesarnos por el futuro venidero y planear lo que mañana haremos.

No son las campañas políticas un despilfarro de dinero, es la apatía ciudadana un despilfarro de intelecto.

No hay comentarios:

Publicar un comentario